¡Crear anuncio!

Fecha: 20/9/2019
Fecha: Diaria
Ediciones: Gratis

Buscar Noticias

Buscar

21 enero 2009

Provincia acumula 20 mil viviendas pendientes de comprador

La fiebre de la construcción, a la que la provincia también sucumbió en los últimos años con indisimulada pasión, arrastra ahora duras consecuencias en pleno proceso de recesión económica. Partiendo de los datos facilitados por la Asociación de Agentes Inmobiliarios de Ourense (Adeido), en todo el territorio provincial puede haber en estos momentos entre 18.000 y 20.000 viviendas sin vender, lo que revela que la oferta fue infinitamente superior a la demanda.

Como es lógico, el stock no se ha producido en los últimos meses, sino que es la consecuencia de un proceso feroz de construcción residencial que ahora ha echado el freno de mano bruscamente. Benito Iglesias, presidente de los empresarios del sector inmobiliario calcula que «harán falta al menos dos años para que el mercado sea capaz de adquirir esas viviendas sobrantes, a menos que el gobierno recompre las nuevas a los promotores y las destine a viviendas de promoción pública», una hipótesis que en estos momentos no se contempla.

Una de las salidas que se está produciendo en estos momentos para paliar los excedentes es «ponerlas en alquiler porque el propietario ya se da cuenta que no la puede vender», según Iglesias.

Parte de la situación que se vive actualmente viene arrastrada por una sobretasación de las propiedades que hoy mismo admite ya sin tapujos el sector. Se han dado casos, reconoce el presidente de Adeido, de propietarios de pisos «que tenían una antigüedad de veinte o treinta años y querían venderlas como si fuesen nuevas y sencillamente eso ahora ya no se puede hacer».

Pero los «excesos» no se produjeron únicamente en la vivienda de segunda mano, sino en la de nueva edificación. En las épocas florecientes de la construcción era frecuente encontrar un piso que incrementaba su valor en pocas semanas, sin que hubiese una circunstancia aparente que lo justificase salvo el deseo de resguardarse en la especulación.

Pero la crisis se ha llevado por delante ese modelo y hoy los propietarios de una vivienda o los promotores «ya se han dado cuenta que es imposible vender a los precios que existían antes, aunque les haya costado entenderlo», matiza Iglesias. Pese a la brusca ralentización de las ventas, el precio del metro cuadrado construido no ha bajado en Ourense al ritmo que lo ha hecho en otras ciudades, según datos oficiales.

Sin embargo, lo que sí ha caído de forma brusca es la concesión de créditos hipotecarios. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), en octubre pasado cayeron un 40% al pasar de 290 en el mismo mes del 2007 a 174 un año después. La usada cayó en el mismo período un 58,2% al formalizarse 94 ventas frente a las 225 del año 2007.

Comentario

Enviar

Los comentarios están siempre sujetos a previa aprobación. Quedarán excluidos de ser publicados los comentarios considerados ofensivos, insultantes, difamatorios, incitadores a la violencia, discriminatorios e inadecuados con el texto que se desea comentar.